Noticias

Condena a Bankia a pagar 35.000 euros por preferentes

No Comments

La Audiencia Provincial de Soria estima el recurso de apelación interpuesto por un vecino de una localidad de Soria y condena a Bankia a devolverle los 35.000 euros que suscribió en participaciones preferentes al no haberle asesorado convenientemente de los riesgos que corría al contratar el producto. La sentencia revoca de forma íntegra la del Juzgado de Primera Instancia declarando nulo el contrato suscrito en mayo de 2009 por el que el demandante, con una minusvalía reconocida del 46 por ciento, por discapacidad física, suscribió participaciones preferentes a la, por entonces, Caja Madrid.

“En un caso como el presente, en que el servicio prestado fue de asesoramiento financiero, el deber de información que pesaba sobre la entidad financiera no se limitaba a cerciorarse de que el cliente minorista conocía bien en qué consistía el swap que contrataba y los concretos riesgos asociados a este producto, sino que además debía haber evaluado que en atención a su situación financiera y al objetivo de inversión perseguido, era lo que más le convenía”, señala la sentencia.

De los 35.000 euros que Bankia tendrá que devolver a este particular, en concepto de principal, deberá descontar 6.745 euros en concepto de intereses cobrados por el particular a fecha 20 de septiembre de 2013. La cantidad resultante generará a su vez intereses a favor del particular desde la fecha de la actual sentencia hasta su completo pago.

Contra esta sentencia de la Audiencia provincial de Soria no cabe recurso ordinario alguno, sin perjuicio de que contra la misma puedan interponerse aquellos extraordinarios de casación o infracción procesal, si concurre alguno de los supuestos previstos en los artículos 469 y 477 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en el plazo de veinte días y ante esta misma Sala.

En esta sentencia, como en la mayoría de este tipo, pesa sobre todo la falta de información por parte de la entidad a la hora de “colocar” este tipo de productos a sus clientes, quienes casi siempre desconocían la verdadera complejidad de los productos que adquirían.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 2 3 4 5