Noticias

El negocio millonario de las cláusulas abusivas bancarias

No Comments

En los bufetes de abogados de toda España se espera cada día que se proclame la sentencia de alguna demanda contra entidades bancarias. No hay día en el que algún juez no se proclame contra este tipo de abusos que han proliferado en los últimos años. Las entidades bancarias se han enriquecido a costa de sus clientes, comercializando productos tóxicos, incluyendo cláusulas abusivas en todos sus contratos, aplicando intereses abusivos…

Por desgracia han sido las hipotecas los productos más perjudicados por la inclusión y aplicación de todo tipo de cláusulas abusivas, desde swaps ocultos, cláusulas suelo o cambios de divisa. Las hipotecas son un tipo de producto que contrata el usuario de calle, no es para grandes inversores o expertos en banca, las hipotecas son la herramienta que todos tenemos para conseguir una vivienda y ellos lo sabían… Un negocio potencial que les ha generado miles de millones de euros.

Antes de la crisis todos se quisieron aprovechar de esta situación y comercializaron en masa distintos tipos de productos tóxicos y contratos con este tipo de cláusulas abusivas. Este tipo de actuaciones no tuvieron lugar solo en la banca, también las compañías de telecomunicaciones e incluso las compañías automovilísticas se aprovecharon del negocio que suponía la estafa continuada a sus clientes.

Fue con la llegada de la crisis económica, cuando cada uno contaba hasta el último céntimo que ganaba, cuando este tipo de casos comenzaron a salir a la luz. En 2009 se daba el pistoletazo de salida para este tipo de acciones legales, que hasta el momento eran muy escasas. Aunque en el caso de las preferentes el Gobierno abrió una vía de arbitraje, las demandas judiciales comenzaron a llegar constantemente.

Después del escándalo de las preferentes que generó miles de demandas tanto individuales como colectivas, llegó una segunda andanada de demandas con la OPV de Bankia, con su salida a bolsa colocando 824,5 millones de acciones. Esta acción de la entidad generó una avalancha de 60.000 demandas de clientes perjudicados por la salida a bolsa irregular.

De esa época todavía quedan procesos que están comenzando a saltar ahora mismo y que tienen un largo recorrido, como los bonos convertibles del Banco Popular y que han supuesto una estafa de 700 millones de euros.

A día de hoy existen todavía miles de afectados por las cláusulas abusivas y los productos tóxicos bancarios. Esto supone que, casi a diario, los jugados españoles se pronuncian por alguno de estos casos. Muchos son los grandes bufetes de abogados que buscan clientes con el fin de generar macro-demandas, una práctica sobre la que ya hemos alertado en nuestro blog y que le puede crear todavía más problemas.

Las demoledoras sentencias contra la banca española ha obligado a las entidades a tener en cuenta el coste de las indemnizaciones y de las costas de los juicios (que en la mayoría de los casos son importantes) a la hora de realizar sus presupuestos para los próximos ejercicios. De esta forma casi todas las entidades prevén en sus presupuestos una provisión para pagar las indemnizaciones que, en algunos casos, supera los 1.000 millones de euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 2 3 4 5