Noticias

Sentencia contra Bankia por la venta de unas preferentes

No Comments

Hace casi un año, un juzgado de Talavera de la Reina (Toledo) condenaba a Bankia a devolver 150.000 cobrados por la venta de unas preferentes a un cliente, un hombre que era prácticamente analfabeto en 2009 y que confió en la entidad bancaria donde tenía guardados los ahorros de su esposa que acababa de fallecer. El juzgado de Talavera declaró nulo el contrato de compra de las preferentes, ya que entendió que le banco nunca informó de manera clara al cliente sobre los riesgos de las preferentes y, por este motivo, se entiende que obtuvo el consentimiento forzado.

Los jueces y el abogado señalan que es uno de los casos de manipulación más burdo a los que se han enfrentado a lo largo de sus carreras ya que la entidad bancaria hizo firmar al cliente un test de conveniencia del producto a nombre de su esposa que había fallecido en 2005 y que se suponía que era la titular de las acciones que terminaron por convertirse en preferentes.

El caso resultaba especialmente sangrante al tratarse de un emigrante español, casi totalmente analfabeto y que había pasado 20 años de su vida trabajando en Alemania, que guardaba todos sus ahorros para destinarlo a su fallecimiento al pago de una residencia adecuada en la que ingresar a un hijo con una grave discapacidad psíquica.

Tras la contundente sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Talavera, que condenó al pago de 150.000 euros más las costas del juicio, Bankia decidió recurrir ante la Audiencia Provincial de Toledo, que ahora ha actuado con la misma contundencia que el Juzgado de Primera Instancia.

Además de apoyar la sentencia del Juzgado de Primera Instancia, apoyándose en que el cliente apenas sabía leer o escribir y que el contrato fue firmado a nombre de una esposa fallecida años antes, la Audiencia culpa a Bankia de temeridad ante el recurso, ya que la entidad sabía que carece de razón para seguir litigando y que solo pretende alargar innecesariamente los procesos, abusando de la jurisdicción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 2 3 4 5